BogotaGay Logotipo
BogotaGay Logotipo
Sexo - Relatos eróticos

Mi aventura en las fiestas del caimán

Publicado: 2017-05-28 - (material solo para adultos)

Compartir

Hola mi nombre es Juan Pablo y les contaré lo que me pasó en Ciénaga, Magdalena  en una fiestas típicas de ese municipio caribeño.

Eran las fiestas del caimán a comienzos de este año.   Había ido de vacaciones a Santa Marta y durante los primeros días tuve muy buenos polvos allí.  El caribe colombiano siempre me ha dejado satisfecho en cuanto a verga se refiere, basta hacer las conexiones con amigos no egoístas y pronto estarás montando buenas "mondás" !

En esa noche en mi grupo de amigos (éramos 3, todos muy, pero muy putas) todos estábamos enguayabados, las jornadas de puteo y descontrol habían sido largas e intensas, pero aún faltaba lo mejor.

Era Sábado,  algo menos de las 9  de la noche, yo estaba en el apartamento nuevo  de Gustavo, uno de mis amigos, abogado bogotano muy acomodado al cual le gustan las aventuras intensas por que más que abogado es realmente una meretriz ninfomaniaca de closet!!!,  Él es nuestro punta de lanza, se le mide a todo y conquista rápidamente a los hombres;  además es el dueño del carro en el que andábamos, así que nos llevaba un poco de ventaja.  En esa noche nos propuso a Gabriel (el otro amigo cuya profesión es todero y puta)  y a mi ir al cierre de las fiestas del caimán en el centro de conciertos en pleno malecón de Ciénaga, municipio con bella arquitectura y hombres deliciosos, todos muy machos y señores.    Ciénaga queda como a 25 minutos de Santa Marta, por una excelente y tranquila  carretera.  Llegamos a Ciénaga, eran apenas las 10PM, aprovechamos y nos comimos un pescado que estaba para chuparse los dedos.  Era temprano pero ya la fiesta estaba buenisima y muy buena onda con todo el mundo, muchísima gente, concierto al aire libre y gratuito !!!  Trago por todas partes, arrancamos con unas cuantas cervezas, de repente perdimos a Gustavo...  no supe  más de él hasta casi el regreso.  No nos extrañó, en él era típico eso; una vez iniciaba a cacería no se rendiría hasta lograr su objetivo y nosotros seríamos lastre para él.

Me quedé con Gabriel que estaba un poco más pasado que Gustavo y yo, de seguro por las jornadas anteriores.  De repente nos saludaron unas locas que habíamos conocido en un video en Santa Marta y que se habían vuelto muy amigos de Gabriel, empezaron a hablar y hablar y me fui aburriendo, con todas esas niñas alborotadas no iba a conseguir nada.  Rato después le dije a Gabriel que iría a dar una vuelta.  No nos volveríamos a ver hasta la madrugada.

Aunque había tomado cerveza, quería fumarme un porro.  Me alejé todo lo que pude hacia la playa.  Prendí mi cigarrillo de marihuana y empecé sentir su efecto, con una fresca brisa y el mar rompiendo suave en la orilla.  De repente se acercaron dos muchachos , creí que estaba en problemas y me asusté bastante. Iba a salir corriendo cuando uno de ellos me gritó, "fresco mi vale que nosotros vamos a hacer lo mismo, pero ojo, debemos hacernos más lejos por que en fiestas la policía jode mucho".  Aunque pensé que podría ser una trampa, también pensé que tres era mas seguro que uno y además el olor a hierba que los dos machos tenían los delató como hermanos!!!

Caminabamos y fumábamos por la playa y como había luz de luna casi llena pude detallar las siluetas de mis nuevos amigos,  ambos  atléticos Chucho (27), ya sin camiseta, un trigueño de 1,80 espalda enorme, brazos fuertes, manos recias por que trabaja en construcción, Jose (23), mototaxista, gran sonrisa, sus piernas se veían  gruesas y potentes.

Yo ya iba muy trabado cuando por fin llegamos  al sitio.   Jose caminó unos metros más y se tiró boca arriba en la arena.  Se veia bien trabado.

Chucho y yo nos sentamos a hablar carreta en un enorme tronco que había allí.  De repente chucho se pone de pié y se baja la bermuda y empieza a orinar…  Debo confesar que era la verga dormida más grande y gruesa que he visto en toda mi vida!!!   No sé si por trabado u osado bajé mi boca y probé su orín, cuando esperaba recibir un golpe… la sorpresa fue que chucho se volteó y me mojó la cara y el pecho con su orina… 

Empecé a recibir su orin en la boca (no lo tragaba) y al poco tiempo  obtuve mi recompensa, empecé a mamar y su verga empezó a crecer y crecer…  no tenía cómo medir pero cuando estuvo muy dura pude poner desde la base 15 dedos hata la punta, además  mi mamo se  llenaba con unas bolas grandotas y perfectas.  Su grosor ni hablar, cerca de 18 o 20 cms de circunferencia.  Además con una ligerísima inclinación hacia arriba, era la verga perfecta.  Chucho me decía:

-“mami cómo la chupas de rico”..  “que traba tan bacana”

-“mami te voy a dar tu tubera”

-“te voy a romper ese culito nena”

Para nada me molestaba que me tratara en femenino, en momentos de placer no me pongo a reñir con el hombre diciéndole que yo también soy macho y todas esas discusiones estúpidas en las que entran algunas amigas con exceso de testosterona.  NO señor, yo no me iba a tirar el polvo.

 Me quité la bermuda y los calzoncillos para estar más cómodo.  Nos movimos un poco y ya en cuatro mientras yo se la mamaba, el me mojaba el culo con saliba y me metia el dedo…  un dedo cayoso, pero sabroso! Jejeje

Yo chupaba a buen ritmo, soy famoso por mis excelentes mamadas.  Pude saborear su enorme glande, yo apretaba con la boca su pene, tratando de meterme lo que más pudiera de su enorme falo.  Succionaba y soltaba para que pudiera ir a lo profundo de mi garganta.  Chucho gemía y de cuando en vez su verga se ponía como un roble de dura, él me detenía para evitar eyacular…  la verdad yo no hubiera tenido lío en recibir los chorros de ese macho dentro de mi garganta y tragáme todo su semen.

El dejó e meterme el dedo, casi ni me di cuenta, pero de repente sentí  un chorro de orina en mi culo… era Jose, que cagado de la risa dice:

-“¿te quemé primo te quemé? Jajajaja”

Yo me voltee y le apliqué la misma fórmula que a Chucho, funcionó perfecto, era una verga de muy buen tamaño, solo que la de Chucho lo hacía ver todo un semental!!!  Mientras se la chupaba a Jose, Chucho empezó a ponerme mucha saliba y a puntearme…  lo hacía de una forma suave y arrechante, yo quería ya esa verga yá dentro de mi, pero me acordé de los condones así que le intenté poner uno, con tan mala suerte que se le bajó…  era gracioso que mientras ponía el condón a Chucho, Jose buscaba ponerme para clavarme…   ambos se pusieron de pié y empecé a mamarsela a ambos.. esto era el cielo definitivamente.  Una vez la de Chucho estaba dura intenté de nuevo ponerle el condón y lo logré…  me agaché para que me penetrara y seguí chupándosela a José… algo delicioso de Jose era que lubricaba bastante y su sabor era un salado suave, delicisoso.  Debí tomar bastante de ese líquido preseminal.   A él le encantaba cuando me metía sus dos bolas a mi boca y se las apretaba y chupaba con fuerza.

Chucho empezó a puntearme y denuevo se le bajó la verga.  El condón de nuevo se echó a perder. Me empecé a preocupar.   Jose que siempre estuvo bien empalmado me pidió un condón y se lo pasé, se lo puso en un segundo, yo había llevado un cojín de lubricante y me lo unté, Jose lubricó el condón.  Mientras seguía mi faena oral con Chucho, Jose empezó a puntearme, ufff  un maestro, la metía y la sacaba en  la justa medida, me iba abriendo poco a poco…  taladraba a muy buen ritmo, como los costeños del caribe y el pacífico colombiano saben hacerlo…  se movía duro, se inclinaba, me mordía la espalda, me chupaba los pesones, era un maestro del sexo al aire libre, me embestía con fuerza, se subia para que sintiera la fuerza de sus piernas, me daba nalgadas… me comía delicioso y por completo.

Una vez entregado a su dura verga, Jose no paraba, me daba como si fuera su último polvo, que delicia, me enterraba su verga con tanta fuerza que Chucho era el que me ayudaba a sostenerme… luego de un buen rato de darme verga,  Jose me pregunta agitado y sudoroso:

-“¿dónde te la hecho?”

Y quien contestó fue Chucho:

-“échasela en la boca y que se la trague ¡”

Yo totalmente de acuerdo con la sugerencia recibí su verga en mi boca y la apreté mientras sentia como palpitaba cada vez que salía su semen para mi garganta.  Ël gritaba de placer.  Se vino muchísimo… luego me contó que hacía tres semanas no había tenido sexo con su mujer por que estaba recién parida.

Una vez le exprimí la verga, Jose se fue para el mar… No había terminado de tragarme la última gota de la leche de Jose, cuando Chucho ya me llenaba de nuevo la boca con su verga.  Yo me concentré en el placer de Chucho, se la mamaba de acuerdo a su ritmo de respiración, lo lograba hacer gemir y decir:

-“que ricoooooo mami, si la chupas ricooooo”

Eso me encantaba.  De repente Chucho me dice:

-“mamí me vas a tener que dar culito si quieres mi  leche por que así no me vengo ¡!!”

Que dilema, a ese tipo tal vez nunca lo podría disfrutar más en la vida (como realmente lo fue) pero y las enfermedades, etc…  Cuando pensaba en todo eso Chucho me dijo:

-“tranquila mami que me vengo afuera o en tu boca, yo estoy sano”

Yo sabía que eso no me daba ninguna seguridad, pero al ver aquel pedazote de carne super duro y con ganas de clavarme yo sucumbí.

Me puse de tal forma que le ofrecí mi culo sin dudarlo … Chucho despacio se recostó en un arbol seco y me empezó a poner mucha saliba.. luego casi que al oido me dice:

-“mami, móntese ahí usted solita que todo eso es suyo”

Es fue como si me encendieran en fogata, agarré ese falo y empecé a metermelo… entraba forzado, pero de solo sentir esa verga en mis entrañas yo solo deseaba más, no me importaba el dolor…

Chucho empezó a arremeter despacio, se movía lentamente mientras yo bajaba más y más para que toda su verga entrara en mi cuerpo.   Me sentía pleno pero temeroso de saber que me estaba metiendo semejante cosota… poco a poco fue entrando, Chucho entendió que “más vale maña que fuerza”.   Ya adentro me empecé a sentar con más fuerza, ya estaba dispuesto a recibirla toda.

Sin sacarme la verga, Chucho me volteó y quedé apoyado de espalda al tronco mientras él me embestía por detrás, de repente empujó todo su enorme pene dentro de mi culo y mehizo saltar del dolor… me estremecí como loco, me di una pausa. Chucho me puso mientras tanto a mamar.

Luego tiró toda la ropa en la playa y me puso boca arriba, al mejor estilo pollo asado Chucho me clavaba hasta el fondo, se movía con mucha intensidad y fuerza, sus bolas golpeaban contra mi piel haciendo un sonido arrechante, su verga entraba toda y la sacaba toda, mi culo estaba desecho.  Chucho me decía al oido:

-“mami te dije que te iba a destrozar ese culito rico, limpio… me la pone dura

Y yo más me arrechaba, el más se movía, ya el dolor intenso cada vez que me taladraba el culo era parte del placer, yo estaba entregado, al saber que el aseo que me había hecho funcionaba perfecto, me relajé aún más. 

Volvimos al tronco pero esta vez el se sentó y yo hice lo mismo sobre su poderosa verga, ahora era yo el que cabalgaba, entraba toda, yo era oficialmente un tragón con todo ese pedazote dentro.  Me movía con intensidad, y Chucho solo decía:

-“dale mami, dale, eso es tuyo”

Yo le hice caso, mientras me lo metía le acarciaba sus enormes bolas, se sentían pesadas, llenas de esa leche que yo sin duda quería tragarme sin desperdiciar una gota. Era intenso el momento.

De repente Chucho dijo:

-“ufff me vengo…” entonces como el aduerdo era en la boca me dispuse a voltearme pero el me agarró con fuerza y me dijo:

-“te la quiero dar adentro mami, déjame llenarte ese culo de leche”

La verdad no hice fuerza solo le dije que si me la iba dar adentro que me diera más duro… yo estaba dispuesto al todo o nada!!!!

Chucho siguió dándome así y aún no se venía!!!  Luego, de nuevo sin sacármela,  me puso de medio lado y el de rodilas se impuso sobre mi.  Ahora sin duda alguna entraba toda esa verga… me agarró con fuerza, era casi una violación consentida…

Luego de un buen rato empezó a moverse más y más duro y rápido y sin decir palabra vi en su rostro como se venia a chorros dentro de mi culo…  Wow…  palpitaba, se estremecía y se me echó encima respirando duro ¡!!  Solo atinó a decir:

-“que ricooooooo!!!!”

Así estuvimos un rato, mientras su verga se bajaba.  Después nos fuimos al mar a nadar un rato.  Luego nos vestimos y nos fumamos el último porro.  Eran las 3 AM y Yo aún tenia la leche de ese macho dentro de mi culo, sentir eso me gustaba. 

Después de un rato  me acompañaron a la entrada del malecón y nos despedimos con un “todo bien”  Era la madrugada y mis amigos me andaban buscando para devolvernos a Santa Marta!!!  

Hasta hoy esta historia la había guardado solo para mi.  Espero que les haya gustado.

 

Programacion de eventos en Bogota Guia Gay de Bogota Clasificados Gratuitos Acompañantes Varoniles Salas de Chat

Escríbanos a: clientebg@gmail.com

Celular: 57+300 760 6666

Quiero pautar

Política de privacidad

©2017 Copyright BogotaGay.com