BogotaGay Logotipo
BogotaGay Logotipo
Sexo - Relatos eróticos

La lengua es el azote del cu...

Publicado: 2017-06-09 - (material solo para adultos)

Compartir

Cuando estamos completamente desnudos, somos iguales, queremos lo mismo que todo el mundo; aquí les contaré cómo una posible tragedia y prejuicio produjeron un giro de placer inimaginable que me cambió la forma de ver la vida.

Las imágenes son solo para contextualizar.  Solo una de ellas es real de ese momento...  adivina cuál!

Hace algún tiempo, cuando aún estaba metido en el closet, veía a otros gais (en especial los amanerados) en la calle y sentía un miedo extraño a que me asociaran a ellos.

Llegué incluso a hablar mal de maricas y travestis con mis compañeros de la U, tal vez para evitar que si ellos descubrían que soy gay, llegaran a pensaran que soy una "loca" de esas; yo rezaba para que siempre me vieran "serio". ¿Se imaginan eso tan absurdo?, yo (bien marica que soy) hablando mal de personas que chupaban verga igual que yo, que follaban igual que yo! Que equivocado estaba.

Un sábado cualquiera de rumba, nos fuimos mis dos "amigos serios" y yo a recorrer bares, antes de terminar metidos en Theatron. Era nuestra costumbre y nos iba bien. Ese sábado yo salía con el dinero casi justo, el mes estaba terminando y el sueldo como es obvio acabándose. A las 2:30 am ya estábamos medio ebrios entrando a Theatron. El ambiente sexual ya se sentía, algunas locas que posamos a veces de millonarios e inalcanzables para hacernos los interesantes ya estábamos borrachos y como todos, buscando "acción".

De un momento a otro, todos nos desconectamos del grupo, como ese sitio es tan grande y todo el mundo se lo pasa de aquí para allá y de allá para acá pues fue fácil no volverse a ver. La noche para mi no había sido exitosa en levantes, pero de todas formas lo había pasado bien. Avanzó la madrugada casi a hora de irnos y como de costumbre, me hice cerca a nuestro acostumbrado lugar de encuentro. Ninguno de mis amigos apareció. Hubo un poco de tumulto en ese momento para la salida, la gente en desorden reclamaba chaquetas, se pasaban vasos, corrían de aquí para allá y de allá para acá. De un momento a otro mi billetera desapareció. Tal vez se me cayó o algún ladronzuelo me la había sacado en medio del desorden. Ahí estaba yo, solo, sin levante, sin un puto peso y sin tarjetas para sacar plata. Tampoco tenía dinero en la casa y el celu lo había dejado en el apartamento...   :(    Me figuró caminar, ni modo.

A pesar de que ya amanecía, aún estaba muy oscuro. Empecé a subir a la séptima cuando un grupo de 4 maleantes se me vino encima con rapidez, estaba sentenciado!! Les dije que no me hicieran daño... me quitaron la chaqueta, pero como no tenía dinero se emputaron, temí lo peor. De repente oigo un grito y gente correr hacia mi diciendo "hijueputas están atracando al pelado !!! hey auxilio, hijueputas dejen al pelado sano!!!" Los ladrones salieron en fuga, mi corazón latía a millón. Cuando volteé a mirar a mis salvadores, sorpresa mayor: eran un grupo de travestis y Drags medio borrachas que salían de algún bar del sector. La que parecía la líder, llamada Pamela, me pregunto:

- ¿Estás bien niño? ¿Te hirieron? ¿Bebé para dónde vas?
- Estoy bien gracias, voy para mi casa, les dije, me toca ir a pié porque no tengo un peso (aún temblaba del susto y del frio porque ya no tenía mi chaqueta)
- ¿Vas para la casa? pero si el día es muy joven niño, son apenas las 5 de la mañana!!!

Yo reí y de nuevo les agradecí el gesto y la gran ayuda. En ese momento Pamela me ofreció ir a su casa, en donde la rumba seguiría con ellas y otras personas que estaban más abajo hacia la 13. Pregunté por dónde quedaba y por las indicaciones deduje que era un apartamento cercano, ubicado en un sector abajo de la caracas. Me moría del susto, no estaba muy seguro hasta que Pamela me increpó y me dijo algo como:

- Niño deja la pensadera que no te va a pasar nada, lo que te iba a pasar ya no te pasó, así que sonríele a la vida y pá delante !

En ese momento mi mente hizo CLIC ! La prevención con todo ese mundo de travestis se caía a pedazos enormes... lo raro es que de alguna manera me sentía liberado.

Advertí que no tenía un peso, Pamela me dijo que sería su invitado. Yo le comenté que no me gustaban las travestis y ella me contestó:

- Tranquilo bebé que a mí tampoco me gustan las mariquitas ja ja ja ja

Acepté la invitación de mi salvadora. Lejos estaba de imaginar que sería una de las aventuras sexuales más locas de mi vida.

Llegamos a su apartamento en un tercer piso. Era un apartamento viejo y humilde, pero bien tenido y limpio. Eso si, lleno de montones de adornos de todo tipo. Llegamos los 8 (cuatro chicas travestis-drag, tres hombres que hablaban muy poco y yo). No acabábamos de entrar cuando sonó el timbre, llegaron por lo menos otras 7 personas. Eso estaba lleno. El trago era aguardiente o ron. Tomé algo de ron. De repente me ofrecieron té, me pareció loco... ¿té a esta hora? jajaja pero era una forma de llamar a la marihuana!!! Fumé un poco, mi mente daba vueltas, yo estaba arrechísimo, me quería echar agua en la cara y fui al baño.

Entré y estaba orinando uno de los hombres que había bajado con nosotros (Jairo).

- ¿Todo bien parce? - me preguntó.
- Si, le dije, muy bien... mirándole la verga.
- Soy solo activo, me dijo de entrada.

Como yo estaba bien caliente ni siquiera contesté... sin dejar aún que terminara de orinar empecé a mamar.

De mi les cuento que soy versátil y un mamador experto, tengo doctorado, no como Peñalosa jajajaja. Tal vez por herencia medio árabe mi verga es grande y por herencia indígena mi culo es bien redondito y paradito. No soy de cara bonita, pero ese otro par de atributos no me dejan aguantar hambre :)

La verga de Jairo era deliciosa, un poco torcida hacia la izquierda, cabezona, venosa y dura como la panela. Estaba haciendo la tarea cuando alguien golpeó la puerta diciendo:

- Ya conocen las reglas!!! Nada de encerrarse en el baño, si van a culiar al cuarto y sin hacer mucho desorden.

Yo salí con algo de pena del baño, pero afuera era todo un despelote así que la pena pasó a segundo plano.  Pamela me dijo:

- Niño veo que ya conociste bien a Jairito, pero después de ese susto que pasaste lo que necesitas es un trago doble o triple y gritó:

- ¿Dónde está mi trípode?

Alguien contestó desde lejos:

- Freddy está en la pieza con Alex.

Pamela nos agarró dela mano a Jairo y a mí y nos llevó a su habitación. Golpeó la puerta y pregunto:

- ¿Se puede?  -  Enseguida  adentro alguien contestó:
- Pues claro niña si es tu casa !!!. (Alex)
- Ah bueno, menos mal... (Pamela lo dijo riendo)

Adentro estaba Alex con la verga del trípode en la mano. Ví por qué a Freddy le decían trípode. Era una verga muy bonita. Al entrar, Pamela nos metió a Jairo y a mí a la habitación y se fué cerrando la puerta y diciendo:

- Luces, cámara, acción… esta pieza está clausurada por media hora así que mato a la que se pase de calidad !!!, dijo duro Pamela.

Jairo (el macho del baño) se empelotó en un dos por tres, por lo que yo hice lo propio. El me agarró por la espalda y me tumbó sobre la cama boca abajo. Bajó a mi culo y yo le advertí que me quería asear antes y el rápidamente me dijo:

- Tranquilo que a mí me gusta que el culo sepa a culo.

Con cada lamida de culo yo subía y bajaba, era un experto chupándomelo, así chupa el culo un macho de verdad, pensaba yo, lo hacía sin asco y con muchas ganas, él quería toda su lengua adentro de mi orificio.

Luego de un rato Alex y yo nos arrodillamos en la cama, Freddy (el trípode) y Jairo se pararon con sus vergas a tope y nosotros juiciosos chupábamos verga, bolas, incluso los culos. Yo me soltaba cada vez más. Estábamos todos revolcándonos en esa cama y no había libretos, todos proponíamos, era suculento, loco, desbordante, como que cada quien imaginaba algo bien pornográfico y entre todos lo recreábamos. Mientras yo le chupaba el culo a Alex, él le chupaba la verga a Jairo, Freddy me chupaba el culo y me punteaba. Jairo y Freddy ponían sus dos vergas juntas y Alex y yo jugábamos a meternos las cabezas al tiempo en la boca. Mi verga estaba a tope también, no tenía nada que envidiarle al trípode, ¿me ganaba en tamaño? sí, pero por muy poco. Alex, que era un chico algo amanerado y con un cuerpo de bailarín, me dijo:

- Lástima que solo seas pasivo
- ¿Quién te dijo eso? Le contesté.

Rápidamente le tomé su cabeza con fuerza y lo puse a mamarme la verga. Mamaba delicioso. Cada chupada era como una succión al vacío. Alex sabía como poner a su máximo tamaño la verga que se le pasara al frente. Yo me precio de ser buen mamador, pero Alex estaba un poco más allá. Movía su boca con tal delicadeza que uno casi sentía estar clavando un culo. Succionaba, soltaba, apretaba, pedía como un ternero joven su leche. Pero yo no me vine.

De repente Freddy dijo:

- ¿Y solo van a mamar o qué?

Quien dijo miedo ! Eso alteró todo el escenario. Alex hizo una solicitud especial:

- ¿Les puedo pedir algo? Pase lo que pasé, quiero la leche de los tres dentro de mi culo.

Todos estuvimos de acuerdo. Pronto y sin darme cuenta, Freddy estaba dándole a Alex y la hermosa y torcida verga de Jairo empezaba su recorrido por la mitad de mis nalgas, parando en el orificio anal, punteando y poniendo mucha saliva. Jairo empezó a penetrarme. Mientras me clavaba, yo veía su cara de satisfacción, pero la verdad detallaba más a la otra pareja. Sin decir ni mu, la gran verga del trípode entraba y salía toda del culo de Alex. Freddy lo tenía en pollo asado. Empujaba con fuerza su pene, el choque de sus testículos con las nalgas de Alex era muy arrechante.

Pero Jairo no se quedaba atrs, me ponía de todas formas, parecía un catálogo del Kamasutra. Luego de estarme follando un rato, empezó a meter además de su verga, un dedo, luego dos. Lo hizo de tal forma que me puso a mil por hora. Yo aguantaba a más no poder. El hombre no solo me los metia sino que hacía fuerza hacia arriba como queriendo dilatarme más mientras también me empujaba su verga a tope...

Cambiamos de machos con Alex y ahora me tocaba a mi Freddy… el trípode. Gracias a los dedos de Jairo, fue más fácil meterme todo eso de Freddy. Ahora era yo el que disfrutaba semejante trozo. Grité varias veces de dolor y placer. No quería que eso se acabara. Al rato Alex dijo:

- Chicos yo quiero "doble tracción". En ese momento Freddy me la sacó e hizo trio con Alex y Jairo. Jairo se puso boca arriba en la cama y Alex se sentó dándole la espalda a Jairo. Freddy se acomodó y puso a mamar a Alex. Pensé que esa era la doble tracción, pero no. Alex se recostó sobre Jairo y Freddy subiéndole las piernas a Alex empezó a meter también su verga. Alex respiraba como si estuviera pariendo, yo me acomodé en primera fila... la verga del trípode empezó a perderse en el culo de Alex. Alex daba espasmos de dolor y placer. Los obligaba a parar a ratos, parecía que no aguantaba. Cambiaron entonces de posiciones, Freddy se puso como Jairo (boca arriba sobre la cama) y viceversa. Cuando la vergota de Freddy estuvo adentro del ya bien dilatado culo de Alex, Jairo empezó su trabajo, lentamente se fue adueñando también de ese culo. Ufff que delicia debía sentir Alex. Le dieron así por lo menos 10 minutos, pero no despacio, no, le dieron como si se fuera a acabar el mundo.

Luego de eso Alex me dijo:

- Te toca comerme. ¿quieres? Jairo sacó su verga y se hizo a un lado, Alex se la empezó a mamar. Yo debía reemplazar a Jairo, así que empecé a metérsela. Creí que la verga se me bajaría, pero no fue así. De adentro me salió un instinto animal de someter y mi misión era metérsela toda. Alex ya estaba muy dilatado, sin embargo fue difícil que entrara. Una vez adentro se sentía superapretado todo, pero además sentir la verga de Freddy junto con la mía en ese culo, es inexplicable y totalmente arrechante. Me preguntaron si yo quería también ser penetrado así... ganas no me faltaron, pero estaba inseguro y tal vez no lo disfrutaría así que dije que no.

Estábamos todos a punto de eyacular y era hora de cumplir nuestra promesa a Alex. Primero pasó Jairo. Yo nunca había visto una penetración con tanta fuerza para embestir a ese muchacho. Mientras eso pasaba, Freddy al oido me dijo:

- Dame culito otro ratico, yo te la quiero dar adentro a ti.
- Ganas no me faltan papa, pero promesa es promesa... dame todo lo que quieras pero no te derrames, esa leche es de Alex. Freddy se sonrió y me puso en cuatro. Me comía sacando toda su dura verga y luego mandándola de una... eso fue muy fuerte. El dolorcito duraría un par de días.

Alex se acomodó sobre la cama en cuatro. Elevó su culito y bajó su cabeza, estaba claro que era su forma de invitarnos a llenar su recto con nuestra leche caliente. Jairo empezó y con cada envión gemía cada vez más fuerte.

- Me vengo guebón, me vengo, uff que rico... apretá ese culo Alex !!! apretá!!! decía Jairo. Sacó su pene, y aún escurría un poco de leche, sin embargo el culo de Alex se veía sin rastros de semen, síntoma de que la leche de Jairo estaba casi toda adentro. El macho que acababa de descargar, simplemente se recostó en la cama casi muerto.


Freddy me dijo:

- Sigues tú por que yo me demoro. Yo le contesté:
- No dale tú, yo quiero ser el último.

Pedí ese deseo porque quería sentir la leche de esos dos machos lubricando mi verga mientras clavaba a Alex.

Mientras Alex se volvía a reacomodóar para poder chuparme la verga, Freddy le daba de tal manera, que se sentía un ritmo delicioso, pausado pero fuerte, todo un toro, todo un machote que sabe que está hecho para clavar, constante, perseverando... Luego de unos 20 minutos un corto gemido anunció que Freddy se derramaba a cántaros dentro de ese culo. Lo agarro de tal forma que todo su pene permanecía dentro de Alex mientras soltaba toda su descarga de semen. Alex grito de placer.

Seguía yo. Me puse algo de saliva y empecé a penetrar a Alex. Más que pensar en la clavada, buscaba la sensación de la otra leche adentro. Era muy especial, se sentía suave y lubricado. El solo imaginarme esa leche allí lubricando mi verga, me puso a millón. Yo lo clavaba con fuerza, la leche adentro empezo a salirse, olía semen de manera intensa, Alex se movía de una forma fantástica … no aguanté más y me derramé intensamente. Me sentía pleno, extasiado.

Alex se puso boca arriba y mientras yo le metía tres dedos entre su culo, Jairo y Freddy le ponían las vergas en la boca y la cara, lo acariciábamos por todas partes, le chupábamos sus pezones, nos besábamos en la boca los cuatro... pronto Alex eyaculó sobre su pecho.

Ordenamos la habitación y salimos a la sala. Casi todo estaba en silencio, la gran mayoría se habían ido. Habían pasado tres horas de sexo!!!!! Pamela yacía semidormida en un sillón en la sala.

- ¿Te sientes mejor? me preguntó.
- Muy bien Pamela, muchas gracias, esto ha sido increíble. Qué historia.
- Me alegro, no te pierdas, ya sabes donde vivo.
- Este es mi teléfono le dije. Ella me anotó el suyo en un papelito. Hasta el día de hoy Pamela y yo somos muy buenos amigos. Pamela me ha cambiado la forma de ver la vida en muchos sentidos!!!

Hay que dejar tanto prejuicio y mala onda con todo tipo de gente gay, porque nunca sabes cuando a la vuelta de la esquina... "la lengua se te vuelve, el azote del culo"

* Pamela no es el nombre real de mi amiga.

Aclaracin: Aunque es obvio, BogotaGay.com aclara que los relatos son historias que no necesariamente fueron como son descritas. Son historias que nos envan y nosotros las publicamos cuando nos parecen bien calientes. Anmate y manda la tuya.

Programacion de eventos en Bogota Guia Gay de Bogota Clasificados Gratuitos Acompañantes Varoniles Salas de Chat

Escríbanos a: clientebg@gmail.com

Celular: 57+300 760 6666

Quiero pautar

Política de privacidad

©2017 Copyright BogotaGay.com