BogotaGay Logotipo
BogotaGay Logotipo
Sexo - Notas sobre sexo

Exparticipante del Desafío(Concurso tv) se volvió prostituto homosexual y cuenta los lujos que se da

(Material solo para adultos)

Compartir

Se trata de Estivens Julio, quien participó en el conocido ‘reality’ del Canal Caracol en el 2011.

Ya lleva cinco años como trabajador sexual.

El costeño habló de su nueva vida con el programa ‘La Red’, que lo buscó después de ver que el contenido audiovisual que él estaba publicando últimamente en sus redes sociales estaba adquiriendo un toque erótico y sexual particular.

Julio reconoció que tiene una página web en la que publica contenido sexual de su cuerpo y el de su novio, que desde hace años se dedica a la prostitución y que ya recibió propuestas para grabar una película porno. El exparticipante del ‘Desafío’ se describe como pansexual porque “me gustan las personas indistintamente de su género”, aunque reconoció que los clientes que tiene en buena parte son hombres.

“Si me piden sexo y me lo van a pagar bien, lo hago sin ningún problema”, declaró Estivens cuando fue consultado por su decisión de ser trabajador sexual. Sin embargo, ese no es el oficio al que se dedica Julio. Él aclaró que es entrenador personal y que la prostitución es un trabajo extra.

“Por una hora de sexo me pueden pagar entre 250.000 y 350.000 pesos. A veces me pueden pagar por pegarles. Me han pagado por quedarme una noche arrunchados con ellos sin tener sexo, me han pagado 800.000 pesos o más del millón de pesos”, confesó el costeño en su entrevista con ese medio de comunicación.

El exparticipante del ‘Desafío’ aceptó que ha llegado a viajar con sus clientes a otros países y que recibe un trato bastante lujoso con ellos. Sobre el tipo de personas que lo busca para hacerle propuestas sexuales o de viajes, Estivens contó:

“Normalmente son de 50 años en adelante. La experiencia que tuve hace poco eran personas de entre 50 y 60 años. Pagan por compañía, realmente, por un trato de novios, de pareja y se comparten entre ellos. Incluso pagan sexo. Ellos no lo pagan tal cual con dinero, pero te dan tus tiquetes, te dan tu estadía, te compran ropa, me llevan a restaurantes muy lujosos. Es un trato muy especial y haces conexión con ellos”.

Julio manifestó que no vende su cuerpo por necesidad, sino porque el dinero que recibe es bueno y le permite tener una vida más cómoda. “Desde que empecé a hacerlo me va bien, no es mi trabajo de pila, entonces eso te da cierto ‘relax’. Si aparecen los clientes, perfecto. Es un extra que puedo usar para mis lujos, lo que me gusta, para derrochar dinero tal vez, y sigo con mi trabajo y mi vida normal también”, concluyó.

Fuente: Pulzo.com

Escríbanos a: clientebg@gmail.com

Celular: 57+300 760 6666

Quiero pautar

Política de privacidad

©2021 Copyright BogotaGay.com